Papeles

Papiroflexia, cine, video, deportes, acertijos, viajes, ... Todos vuestros comentarios serán bienvenidos !

lunes, septiembre 04, 2006

No me gustan las bodas

A mucha gente le gusta ir de boda, pero ese no es mi caso...

De que se trata una boda?
Hay que "disfrazarse" con traje y corbata para ir "elegante".
Vas a la iglesia, cosa que en mi caso no me hace ninguna gracia, las últimas veces he tenido que escuchar de los curas muchas tonterías y burradas, como por ejemplo que "el que no tiene fe, no tiene derecho a vivir"
Después viene el banquete, la comida o cena que en la mayoría de los casos sobra mas de la mitad porque te pones enfermo si alguien intenta comerselo todo.
Entonces viene el baile y la barra libre, pero claro, alguien que no puede beber y que no le gusta bailar ya me direis que pinta alli...
Aun tienes dudas de si me gusta ir de boda?, por lo tanto si te planteas invitarme a una boda ya te puedes imaginar que yo preferiría casi mejor que no !

4 Comments:

  • At lun. sept. 18, 12:38:00 p. m. 2006, Anonymous Carla said…

    No me pirran pero las sobrellevo con filosofía, con suerte se prueban deliciosos manjares de nombres larguísimos y te petas de risa con el fondo norte juvenil en los últimos bancos mientras el cura suelta alguna patochada o los querubines de pajes la pifian con las arras. A mí hasta se me va el santo al Cielo (vamos, donde debe irse, no?) si el órgano, coral, cuarteto o lo que se tercie han escogido un repertorio decente y lo interpretan con gusto. Porque hay cada ladrillo que...

    Míralo por el lado positivo: los tíos lo tenéis más fácil con el traje, podéis repetir de boda en boda y una vez en el banquete podéis quitaros corbata, anudárosla a la cabeza o a donde pueda colgarse (ask Lucia Etxeberría), y podéis quitaros el chaleco, y sacaros la camisa por fuera del pantalón... y si os aprietan los zapatos, pues a liberar los quesos de la opresión del cuero.

    Las tías, en cambio, nos empapelamos con celofán como si nos fueran a dar un Oscar, repasamos de reojo (o directamente de arriba a abajo) a todas las demás con avaricia y con envidia y, encima, por alguna norma de estilo tácita, debemos mantener el glamour toooda la noche... Sin despeinarnos, sin llorar cuando las sandalias de pedrería y 8cms de tacón nos están matando, sin anudarle el fular a la arpía de enfrente y sin admitir jamás la de horas, potingues y hambre que nos ha costado convertirnos en un amago de estrella de celuloide barato.

    Pero si los que se casan y la peña son buenos-muybuenos entonces servidora se deja de cinismos y se lo pasa de coña, y colabora para que la boda se convierta en una fiesta y de las gordas. Y al carajo con las formas.

    La próxima que tengo es el 7 de Octubre y voy a repetir modelito. Como me da igual sentarme en la mesa de solteros tranquilo que no te preguntaré si quieres acompañarme.

    Pokayokes de una que se casará cuando los sapos bailen flamenco.

     
  • At mié. sept. 20, 01:13:00 p. m. 2006, Blogger Guyamo said…

    Pues estaba esperando pacientemente este post, que se ha hecho tanto de rogar como para que hayan pasado dos semanas desde la última vez que pasé por aquí y no hubiera nada nuevo.

    Las bodas son lo que son. Acude mucha gente diferente y con expectativas diferentes, por lo que hay de todo: ceremonia, fiesta, más comida de la que se puede uno comer (es preferible), más bebida de la que se puede uno beber (es lamentable) y más música de la que le puede a uno gustar.

    Sirva para lavar algunas conciencias, hay muchos casos en los que la comida que sobra es llevada por el mismo catering a comedores de beneficencia para al menos no caer en el despilfarro absurdo de tirar comida en perfecto estado.

    En lo que sí estoy totalmente de acuerdo es en lo que dice Carla de que los hombres tenemos ventaja. Tanto si eres el que se casa como si eres invitado.

    Reconozco que a mí, como a casi todos los hombres, me llevaría un esfuerzo inasumible tener que elegir vestido cada vez y sufrir para meterme en celofán y subirme a esos andamios de zapatos. Pero imagino que es precisamente por esa incapacidad que históricamente se nos ha permitido esa pequeña licencia :-) Así que no te quejes, que podría ser peor!

    En fin, que una boda al año no hace daño, y dependiendo del resto de invitados (en especial los que te tocan en la mesa) puede llegar uno a pasárselo muy bien.

     
  • At vie. sept. 22, 07:35:00 p. m. 2006, Blogger danydave said…

    Saludos a todos.
    Pues yo para mantenerme en mi línea y retomar una antigua costumbre que tenía, que lejos de polemizar, nos ha llevado a unirnos un poco cada vez, voy a discrepar.


    Las bodas tienen un monton de ventajas, sales de fiesta, cosa que poco a poco se nos va olvidando con la edad, ves antiguos amigos que no se porque en esos acontecimientos a todos nos caen mejor que nunca.

    Te tomas un par de copitas.

    Conoces gente distinta e intentas superar el reto de mantener conversaciones animadas y entretenidas con completos desconocido, sin ofenderles al desconocer sus opiniones.

    Te tomas un par de copitas.

    Otra gran ventaja es que hasta la mujer menos agraciada parece almenos interesante.

    Me tomo otra copita.

    Joder mas que interesante parece que esta buena.

    Me tomo otra copita.

    Joder que buena esta.

    Y la gran gran gran ventaja es que almenos los que se casan tienen 15 días de vacaciones.

    Igual al año que viene, te tengo que invitar para tener más vacaciones.

     
  • At vie. jun. 24, 05:10:00 p. m. 2011, Anonymous Anónimo said…

    HOla estoy buscando el perfil de una persona que no le gusten las bodas, que piense que todo eso es una parafernalia de la Iglesia..... el objetivo es participar en un programa de television.
    ES URGENTEEE para el lunes 27 de junio de 2011,
    os dejo el telefono: 943.011763

    Muchas Graciass

     

Publicar un comentario

<< Home