Papeles

Papiroflexia, cine, video, deportes, acertijos, viajes, ... Todos vuestros comentarios serán bienvenidos !

jueves, julio 13, 2006

Horas y horas perdidas en los aeropuertos...

Estoy en el aeropuerto de Los Rodeos Tenerife Norte, como de costumbre mi vuelo tiene retraso y para pasar el rato he pensado en ponerme con el portatil y enchufame a internet.

Estas últimas semanas he perdido horas y horas entre Barajas y Los rodeos, y me temo que las próximas serán parecidas, resulta bastante cansino coger el mismo vuelo cada semana perdiendo en cada trayecto 3 horas de vuelo, más una hora como mínimo en el aeropuerto de origen, más otra hora en el aeropuerto de destino para recoger la maleta (eso si no es la terminal 4 de Barajas donde este tiempo puede llegar tranquilamente a las 2 horas) y encima después de todo esto coger el coche para ir de Barajas a Zaragoza... entonces el viaje se hace larguísimo !

La vez en la que perdí más tiempo en un viaje de avión fue en un vuelo Zaragoza-París, en el año 1999, según Iberia se retrasaba el vuelo porque había niebla en París, cosa que no era verdad ya que llamé por teléfono a mi amigo Jerome que vive allí y me dijo que no había nada de niebla, después de varios retrasos lo cancelaron y decidieron llevarnos a Barcelona para coger allí otro vuelo Barcelona-París, finalmente llegamos con más de 10 horas de retraso, total que habría llegado antes en coche que en avión.

Claro que este ultimo vuelo de Tenerife tampoco se ha quedado atrás, después de un retraso inicial de 2 horas esperando en el aeropuerto Tenerife Norte resulta que había niebla y nos han llevado en autobús al aeropuerto Tenerife Sur donde estaba despejado y otras 2 horas esperando allí, en total un retraso de 5 horas, lo que ha supuesto que llegase a Zaragoza a las 5 de la mañana !

Me podeis contar alguna anecdota que os haya pasado en un aeropuerto...

2 Comments:

  • At lun. jul. 17, 01:40:00 p. m. 2006, Blogger Guyamo said…

    Pues yo acabo de volver de la India y puedo contar algo que pensaba que no podía pasar.

    Ayer a las 8:00 IST entraba en el aeropuerto de New Delhi para coger un avión de vuelta a España.

    Habíamos hecho compras y llevaba un paquete cuyo contenido no habíamos podido hacer caber en la maleta. Se trataba de un cuadro pintado por un miniaturista indio, sin un gran valor artístico pero sí ornamental, que mi mujer y yo habíamos elegido cuatro días atrás en un bazar en Udaipur.

    Tan sólo cinco días antes se habían producido las explosiones en los trenes de Mumbai, por lo que todo el país estaba en alerta. Al llegar al aeropuerto, y antes de facturar, pasamos todo el equipaje por el preceptivo Security Check con escaner de rayos x incluido.

    En el momento en que el cuadro, envuelto en varias capas de plástico protector con burbujas de aire, estaba siendo inspeccionado, el soldado que controlaba el avance de la cinta del escaner se levantó de su asiento frente a los monitores preguntando a qué pasajero correspondía el mismo.

    Extrañado, pensando que se trataba de que necesitaba alguna aclaración por no ver bien de qué se trataba, me acerqué levantando la mano y dejando claro que era un cuadro y que era mío.

    Me preguntó si además del cuadro llevaba algo más. Mi respuesta fue, rotundamente, no. Me miró y me volvió a preguntar si no llevaba ningún arma en ese paquete. Yo le miré de hito en hito. Me pidió muy serio y con mucha educación que me acercase a los monitores.

    Ante mí, tanto en blanco y negro como en color en el monitor de asignación de materiales aparecía, limpia, nítida e irrefutablemente la imagen de una pistola automática adherida al marco del cuadro.

    El soldado me advirtió que lo lamentaba, pero que desde luego "eso" parecía un arma.

    Por mi mente pasó una rápida secuencia prospectiva de lo que iba a ocurrir a continuación. Por lo pronto perdemos el vuelo. Adiós al viaje. No salimos de la India. Interrogatorios, explicaciones, detención, llamada a la embajada española, calabozo, quizá cárcel...

    Sin poder despegar mis ojos de aquellos monitores, llamé a mi mujer para que acudiera también a ver esa espantosa visión mientras le aseguraba a toda la soldadesca que empezó a acercarse que desde luego eso era una pistola, que desde luego no era nuestra y que desde luego alguien nos la tenía que haber colocado ahí.

    Pesadilla al más puro estilo Hollywood.

    Como quiera que mi mujer no se daba por aludida (estaba ya haciendo fila para facturar) les pedí a los soldados que me dejasen acercarme para avisarla.

    Me sorprendió mucho que me dejaran alejarme solo. Al volver, todo eran miradas cómplices y risas.

    El soldado que estaba a los mandos del escaner me explicó que era una simulación por ordenador. Que superponían la imagen que querían sobre la real, de modo que hacían que lo escaneado de verdad y la imagen de su elección parecieran coincidir.

    El alivió que sentí no me permitió reaccionar con ira, aunque era obvio que la tensión que me hicieron soportar durante esos minutos fue injustificable.

    Otro de los soldados, quizá de mayor graduación, me pidió disculpas formalmente.

    Es normal que te gasten este tipo de bromas? Es normal que cuatro días después de un atentado terrorista con más de 200 muertos se permitan mentir a un turista diciéndole que está intentando meter armas en un avión?

    Qué haríais en un caso así? Debería dar aviso de este comportamiento al Ministerio de Asuntos Exteriores?

    La India, por cierto, es un país muy bonito, pero prefiero China...

     
  • At mié. jul. 19, 01:56:00 p. m. 2006, Blogger Flexiball said…

    Vaya aventura guyamo...
    Pero al final se quedaron con la pistola o te la dejaron meter en el avión?
    Supongo que ese tipo de "simulacros" estarán justificados en esos paises y me parece que poco puedes hacer para protestar.
    Yo conozco otros casos en el que hace las bromas es el pasajero (Dani, tienes algo que contar?) pero en esos casos el que tiene las de perder es el turista!

     

Publicar un comentario

<< Home